martes, 27 de enero de 2009

La Ruta de los Cuadernos Mojados (III)


Tras días de intensas gestiones, como os contábamos, conseguimos reunirnos con uno de los máximos conocedores de la Ruta de los Cuadernos Mojados, uno de los pioneros de la iniciativa. Pero nada nos hacía sospechar lo que más tarde descubririamos. En cierta parte de la susodicha entrevista, una revelación nos hizo reconsiderarla: La persona que estaba ante nosotros no era sino una pieza más de un lubricado engranaje a pleno rendimiento. Limitarnos a esa entrevista no sería en absoluto justo con todo lo que se estaba cociendo; para llegar a la verdad teníamos que irnos más lejos. Y vaya si nos fuimos.

Viernes 31 de Octubre del 2008
TOMA DE CONTACTO


Una soleada tarde de septiembre, el equipo de TGCG consigue acordar una reunión con el autodenominado Movimiento Ruta de los Cuadernos Mojados (mRCM). El punto de encuentro sería la cafetería Derby en Santiago de Compostela, mítico punto de encuentro del galleguismo fascista durante decenios y que ahora, ironicamente, serviría de nexo de unión de un movimiento contra la imposición de la barbarie galleguista. Pero eso es harina de otro costal.

Naranja y Primo, uséase los dos enviados de TGCG, llevábamos unas dos horas esperando nerviosos el momento definido. Las consignas eran claras: Nada de móviles, nada de cámaras, nada de testigos, aprovechando la intimidad del rincón más oscuro del local, llevando como único señuelo sendos lazos de la Libertad en nuestras solapas. Con inglesa puntualidad arriban por distintas puertas los dos sujetos que nos habían convocado: Gorja y Mula.

Gorja es, nada más y nada menos, el individuo al que habíamos conocido en la primera parte (o prólogo) de esta secuencia. Si no el fundador si es, por así decirlo, el precursor original de la idea. Durante buena parte de la entrevista (la que nunca se publicó) , Gorja nos explicó con detalles su Ruta, pero acabó por reconocer que ya nadie la usaba desde hacía meses, pues al utilizar sobre todo vías de comunicación primarias estaba demasiado expuesta a los normalizadores asi como a las fuerzas represoras del Estado. Al percibir nuestra notable decepción, y tras hacer una llamada, Gorja se comprometió por aquel entonces a garantizar que nuestro trabajo llegaría a buen puerto, y se ofreció solidaria y patriotamente a actuar de enlace primario con la red de subministro de libros en español que por aquel entonces si estaba funcionando a plena capacidad. Ya teníamos a nuestro Gorja Profunda.

La otra presencia en el Derby es la que llamaremos en adelante Mula, cuya perspicacia en seguida nos hizo pensar que nos encontrábamos ante un buen referente, aunque no teníamos ni idea de que en realidad estábamos ante una auténtica heroína para algunos. Su belleza despampanante, su habla sosegada y pulcra en lo semántico, su mirada luminosa pero demoledora al fijarse en algún punto, su cabeza bien asentada sobre los hombros... ante una visión así en seguida sabes que estás ante una mujer muy especial.

Tras unos momentos de mutuo reconocimiento, en los que aparentemente les debimos parecer gente de fiar, o lo que en TGCG denominamos Españoles Honrados, para nuestra satisfacción y orgullo nos dieron la bienvenida al mRCM, confiándonos la compleja pero vital función de ejercer de corresponsales en la Línea (la Ruta principal), y ofreciéndonos a acompañarlos en el siguiente viaje. Inmediatamente contuvieron nuestra visible emoción hablándonos de las piedras del camino, de las autorestricciones necesarias, de que a partir del preciso instante de salir de Madrid nuestros amigos y familiares dejarían de existir hasta el mismo momento de alcanzar nuestro objetivo. Poco consiguieron aplacar nuestra emoción palpitante de todos modos, pues no sólo íbamos a conocer el Movimiento sino que era el propio Movimiento el que requería de nosotros un sacrificio en pro de la Patria; ni en nuestros más optimistas sueños.

Mula dejó en la mesa un sobre cerrado que acercó disimuladamente hasta Primo. Nos explicó que contenía las instrucciones necesarias para asistir a la cita madrileña (a.k.a. Alpha), además de los billetes de tren (en vagones-cama separados, para no sembrar dudas sobre nuestra posible homosexualidad). Dos taxis convenientemente marcados con el lazo de la Libertad nos estarían esperando en la estación ferroviaria Puerta de Atocha el 6 de noviembre, y nos conducirían de nuevo a una recóndita pensión de Madrid.

Cuando el reloj tocaba las nueve de la noche, justo cuando hordas de jóvenes radicales comenzaban a arribar en procura de ese néctar del Averno que es el Licorcá o Ele-cá, nos despedimos con un sobrio apretón de manos, y Mula y Gorja abandonaron el Derby tan huidizamente como habían entrado y sin el menor atisbo de emoción humana, como es lógico ante una situación tan arriesgada, y es que esta gente sabía perfectamente lo que hacía y como comportarse en cada momento. Pero en nuestros corazones un grito libertario luchaba por romper el corsé de la discreción: ¡Viva el mRCM y viva España!.

6 comentarios:

Paco Vázquez dijo...

Moi bien escrito, nótase que leeis a Mendoza

Anónimo dijo...

dades asquiño de todo...

lumenochan dijo...

¿cómo se puede decir Galicia libre de gallego, so fanáticos? Yo soy gallega y hablo los dos idiomas y me indigna que "Galicia bilingüe" diga que se impone el gallego cuando lo único que se ha hecho es conservar nuestra lengua propia Nin caso a estes descerebrados. Os galegos non tragamos.

si queredes pirola chupaima!!! dijo...

XA hai que ser fillos de puta para ter unha páxina de estas... e uns ignorantes descerebrados, o que dades e puto noxo...e so teño unha cousa mais que dicir... Viva Galiza Ceibe!

Anónimo dijo...

enfiin me da asco tu pagina somos gallegos y orgullosos y si tu no te marchas de aqui pero no puedes decir que galicia libre3 del gallego porque no la gente como tu no merece vivir aqui ;) eu son galega e orgullosa de selo :D

Anónimo dijo...

¡arriba españa facha!jejeje que burro eres