sábado, 21 de julio de 2007

Nuestros amigos los indios Kuna Yala

Los Kuna Yala son una tribu india que habita la comarca homónima panameña.
Su estatus de autonomía se reconoció luego de la revolución Tule el 25 de febrero de 1925, en el cual Nele Kantule de la localidad de Ustupu y Simral Colman de Ailigandí lideraron un grupo armado que atacó a los policías en las islas de Tupile y Ukupseni, ya que éstos eran acusados de suprimir las costumbres kunas y realizar abusos en varias comunidades.
Por su historia, su indefensión ante las agresiones gubernamentales, e incluso su bandera, nos sentimos muy identificados con su lucha, muy semejante a la que hoy tenemos que afrontar muchos españoles de bien que vemos amenazada nuestra libertad por los separatistas amigos de la ETA del PSOE y del BNG.

jueves, 19 de julio de 2007

Por la Libertad Lingüística de los españoles perseguidos

El dia que temiamos ha llegado, la consumación de los planes de los amigos de la ETA y los socialistas-nihilistas. La suprema traición a las esencias españolas de esta Galicia tan española como cualquier otra región de España se ha cumplido. Vivimos en la edad en la que se han cumplido las pesadillas de nuestros padres y abuelos, ellos que tanto se esforzaron para garantizarnos un futuro basado en el dominio de una lengua internacional, universal, cósmica. Se ha dado el primero (o segundo) paso para instaurar en Galicia una sucursal de la persecución lingüística que practican como deporte los catalanes y vascos. Si señores, EL DECRETO DEL GALLEGO HA LLEGADO.

No han importando las DECENAS DE MILES de firmas en apoyo de la libertad de los padres, la corrupción y el anti-españolismo cainita marxista, stalinista, aranista, republicano y anticonstitucional que domina la Junta de Galicia ha decidido "normalizar" a la mayoria absoluta de ciudadanos gallegos que viven su vida en español, o que desean que sus hijos lo hagan. Y no solo eso, han cogido carrerilla y ahora discriminan al resto de españoles para ocupar puestos en la Administración regional, y gracias al contubernio nacional-socialista a nivel local se pretenden cambiar los nombres de las calles de la Ciudad Herculina, la Villa de Cristal, La Coruña: ¡Cuan más gallegos y coruñes y españoles son los nombres de Avenida de Arteijo y Calle de Lage! ¡Y más fáciles de pronunciar para el resto de habitantes de nuestra gran nación española! ¿Cual es sino el objetivo de esta campaña el de ocultar, negar, tergiversar,disfrazar y destruir el profundo y eterno espíritu español de la tierra de Pardo Bazán? Y nadie parece oponerse a esta debacle teledirigida por el naci-onanismo.

¡Pues no señores! Muchos somos los que luchamos y nos oponemos! Nuestra página hermana, variadas, alegres y sanas asociaciones de ciudadanos y gallegos y españoles a título individual. ¡Ha llegado el momento de moestrar a los amigos de la ETA y sus marionetas zapateristas que estamos aquí! Luchemos por la libertad lingüística! ¡Por la verdadera Libertad! ¡La libertad de
emplear una lengua que no se impone, pues todos los buenos españolas la conocen! Hablar español es el acto supremo de libertad individual y colectiva, pues como lengua de todos conocida no impone ni supedita la conversción.

Así pues ha llegado el momento de plasmar de forma física nuestro amor por la libertad lingüística. Españoles, ha llegado el momento de prender de la solapa de nuestra camisa y/o chaqueta un símbolo de compromiso:

EL LAZO ROJI-GUALDA POR LA LIBERTAD LINGÜÍSTICA!



¡Y no solo eso! No nos conformemos con ponerlo en nuestra ropa, o en el uniforme de nuestros hijos cuando se dirigan temerosos a los nuevos centros de adoctrinamiento de Ángel Quintana, o en las prendas que compramos a nuestra entregada esposa.


¡No! Pegatinas para nuestros coches, que completen la expresión de nuestro españolismo junto a la orgullosa E y el macho bovino sobre la bandera. Forrados los libros de nuestros infantes, dibujado en camisetas sanamente reivindicativas o labrado en plata en collares de fina artesania. Cientos son las opciones de plasmar nuestro amor por la lengua y por los demás.

¡Es el momento!